Verdades y mentiras sobre los cosméticos


Existen una serie de principios que todo laboratorio cosmético debería cumplir sea ecológico o no, estos principios son: Imagen Hammamehonestidad, responsabilidad, ética y transparencia ya sean sobre sus ingredientes como los procesos productivos. Deberíamos valorar todos estos aspectos a la hora de introducir un producto en el mercado no porque exista una norma jurídica que establezca una serie de criterios de seguridad o de información al consumidor. Es cierto que cada vez existe mayor regulación de los cosméticos por parte de las agencias sanitarias pertinentes de cada país, y el consumidor se ve deslumbrado por la existencia de numerosos sellos que supuestamente nos dan una serie de garantías.

El problema es que no todos lo hacen, en un comienzo partían de un principio y unas bases sobre las cuales no tengo nada que decir pero desgraciadamente algunos de ellos (que no nombraré, cada cual que desarrolle su opinión) se han ido corrompiendo ya que se han convertido en un negocio mediante el cual si se paga se obtiene el sello aún no cumpliendo todos los requisitos para obtenerlo.

De esta forma nos encontramos con un dilema ¿compramos productos que tengan dichos sellos?; ¿compramos productos que no los tienen y que aparentemente podrían cumplir con los principios? y como éstas, me surgen un montón de cuestiones las cuales son complejas de responder porque no todo es blanco o negro sino que existe toda una escala de colores.

La pregunta obvia ¿qué cosmético comprar?, para mí la respuesta está clara pero en mi caso juego con ventaja. Para aquellos que carezcan de ciertos conocimientos deberían informarse de qué es cada ingrediente y valorar qué se están poniendo en la piel pues no debemos olvidar que aquello que nos ponemos puede penetrar por la piel y afectar a los tejidos tanto positivamente como negativamente. Por otro lado me gustaría comentar la falta de ética que ocurre en el sector ya que se engaña continuamente al consumidor mediante el uso de ingredientes milagro, que si luego estudiamos la etiqueta la proporción es irrisoria o bien no tienen efecto a nivel cutáneo pero queda muy “bonito” venderlo. Otro tipo de engaño que se produce continuamente es en la forma de presentar el producto que en mi opinión acaba en absurdos y de una falta de honestidad preocupante. Me explico: se le presenta al consumidor un producto en envases/tarros con unas dimensiones que deforman la percepción de cantidad del producto bajo el principio de cuanto más grande mejor, dando la sensación de que nos llevamos una elevada cantidad de producto cuando en realidad nos llevamos la misma cantidad e incluso menos que los demás.

Lo mismo ocurre con el envoltorio donde productos de toda índole se presentan en cajas de cartón preciosamente decoradas, algunas con doble fondo, otras con doble protección e incluso más de dos envoltorios por un producto. ¿De verdad es necesario semejante despilfarro en algo que se va a ir directamente a la basura? A mi parecer es más un estorbo, un residuo algo molesto que lo único que haremos con él es tirarlo a la basura y lo más triste de todo es que luego a muchos se les llena la boca diciendo que son ecológicos, que me perdonen pero esto muy ecológico no es. Y no entraré en donde se fabrican estos envoltorios, porque es más fácil tirar la piedra y esconder la mano, yo no digo que se busque la perfección y que tengamos que comprar en el país de fabricación ya que resultaría imposible por motivos que están a la vista. Pero sí que no se engañe al consumidor de la forma en que se hace.

En fin, antes de creernos las verdades de las firmas cosméticas que se llenan la boca de lo honradas y éticas que son deberíamos mirar un poco más allá del anuncio y averiguar si realmente son lo que dicen ya que lo dice el dicho “el habito no hace al monje”.

MRC.

Aquí os dejo un par de enlaces sobre el tema. http://concienciateahora.blogspot.com.es/2013/07/algunas-mentiras-sobre-las-cremas.html http://blog.rosvelparafarmacia.com/cosmetica-natural/

Este es un video que deberíamos tener muy presente a la hora de comprar cosméticos, espero que os guste.

Dejar un Comentario